Fotografía de Rafael Luque Rojo de la imagen de Santa Eulalia de Mérida ubicada en la Concatedral de Santa María de la Plaza Mayor..

Con motivo de la celebración en Madrid del 16 al 21 de Agosto de 2011 de la Jornada Mundial de la Juventud la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia inicia una campaña para mostrarle a la Iglesia los méritos de la mártir emeritense para ser proclamada

Patrona de la Juventud.



texto inicial

Eulalia de Mérida murió joven, muy joven, a los doce años, tras una vida exclusivamente dedicada a Dios desde su más tierna infancia; y murió, imitando a Cristo, por sus hermanos perseguidos de Augusta Emerita, hoy Mérida, durante la Gran Persecución de Docleciano y Maximiano.

Por ello representa los valores esenciales que deben tener y mostar los jóvenes cristianos: amor a Dios, amor a los hermanos y caridad para quienes les dañan.

T así durante siglos su vida fue ofrecida como modelo ideal para las jóvenes cristianas que entraban en religión tanto en Francia como en España.

eulalia de robert mitchel

eulalia de robert mitchel
Fotografía de Rafael Luque Rojo.

Además su culto, oficiado en un principio en su basílica emeritense, primera iglesia erigida a un mártir en Hispania y la principal de la misma durante siglos, fue germen de uno de los cultos martiriales más extendidos en los primeros años del Cristianismo; y las más de las ocasiones su culto se concretó en numerosos templos - catedrales, parroquias o monaterios- erigidos en su memoria tanto en España, Portugal, Andorra, Suiza, Francia e Italia.

Por otra e importantísima parte el primer momento en que se documenta en la Iglesia la participación activa de niños y jóvenes de ambos sexos en la Liturgia es en relación a la Conmemoración del "díes natalis" o día de conmemoración martirial de Santa Eulalia, entre finales del siglo IV y principio del siglo V.

antes de himno iii

antes de himno iii

HIMNO III EN HONOR DEL MARTIRIO DE LA BIENAVENTURADA SANTA EULALIA.

Quinto Aurelio Prudencio Clemente.

Eulalia, de noble origen por su nacimiento, es más no-

ble todavía por la condición de su muerte. La santa vir-

gen honra a Mérida, ciudad que la vió nacer, con sus

huesos y la distingue con su amor. 5

Próximo al occidente está la región que produjo tan

preciado tesoro; poderosa por su ciudad, rica en pue-

los, pero desde ahora más poderosa por la sangre del 10

martirio y por el título virginal que la decora.

Había vivido doce inviernos, cuando fuerte sorpren-

dio a los desaprensivos verdugos sobre la hoguera chis-

posa que ella juzgaba un dulce suplicio. 15

Ya había dado pruebas de que buscaba únicamente

la gloria del Padre y que no destinaba su cuerpo al ma-

trimonio; siendo ya niñita dejó pronto sus muñecas y no 20

se entretenía jugando.

Despreciaba los topacios, dejaba los halagos del mun-

do, se olvidaba de los joyeles de oro; seriecita de cara,

modesta en el andar, ostentaba la gravedad de los ancia-

nos en sus costumbres todavía infantiles. 25

Pero cuando la persecución sangrienta se ceba en los

siervos del Señor y manda a los cristianos que mar el in-

cioenso sacrílego y depositar en las aras de los ídolos el 30

hígado de las víctimas, se indignó el espíritu de Eulalia,

y fuerte de carácter, se dispone a terminar con las crue-

les persecucuiones; y, suspirando en su corazón por la 35

gloria de Dios, la virgencita desafía las armas de los hom-

bres.

El cuidado solícito de su padre contiene en casa a la

animosa doncella; la lleva al campo, lejos de la ciudad,

para que la intrépida muchacha no compre a precio de 40

sangre su amor a la muerte.

No pudiendo ella aguantar el descanso ni contenerse

en la derrota indigna, de noche, cuando nadie la ve, hace

girar las puertas, y fugitiva, abre los portones de la cer- 45

ca y emprende su camino a campo traviesa.

Acompañada de un cortejo angelical, lastima sus pies

entre zarzas y espinas, y aunque sea densa la obscuridad 50

de la noche, ella lleva como guía un rayo de luz.

Así condujo al pueblo de Israel una columna radian-

te que, poderosa para rasgar la obscuridad de la noche, 55

guiaba con resplandor meridiano, deshaciendo las es-

trellas.

No de otra manera la piadosa virgen, siguiendo el ca-

mino de la noche, mereció llegar al día y no se vió en-

vuelta por las tinieblas cuando huía de los reinos del

mundo y disponía su camino para ir sobre los astros. 60

Ella, rápida en su diligente marcha, anduvo muchas

millas antes que la región del oriente abriera el cielo,

e intrépida, se presenta aquella mañana misma al juez y 65

a los magistrados de la ciudad

gritando: “¡Por favor¡ Qué furor os impulsa a per-

der las almas, y adorar con los corazones demasiado

obsecuentes a los ídolos despreciables, y a negar el úni- 70

co Dios creador de todas las cosas?

¿Perseguís, ¡ oh caterva despreciada¡, el nombre de

los cristianos? Aquí me tenéis; yo desprecio vuestras

imágenes demoníacas , pisoteo vuestros ídolos, de corazón 75

y de palabra confieso al Dios verdadero.

Isis, Apolo, Venus no existen; Maximiano es un sim-

ple mortal; aquellos porque son obra de la mano de los 80

hombres y éste porque adora a dioses de barro. Todos son

mendaces, todos son la nada.

El poderoso Maximiano, adorador también de los ído-

los, ¿ por qué persigue las vidas de los cristianos, por qué

se inclina él y adora y consagra su vida a sus dioses? 85

El emperador excelente, el juez ecuánime, se alimen-

ta con sangre pura; ambicioso de los cuerpos santos, des-

garra las entrañas sobrias y se regocija de atormentar a 90

los cristianos.

Luego no te detengas, sayón; quema, corta, divide

estos miembros formados de barro. Es cosa fácil romper

un delicado hilo; no morirá mi alma, por muy hondo 95

que sea el dolor”.

Airado sobre manera el pretor al oír tales palabras,

dice: “Lictor, apresa a la temeraria y cúbrela de supli-

cios; advierta que hay dioses patrios y que no es cosa de

juego el imperio del príncipe. 100

Pero antes de deshacerte, deseo con sinceridad, in-

educada muchachuela, si es posible convencerte de tu lo-

cura. Mira cuántos goces puedes disfrutar, cuánto honor 105

puedes recibir de un matrimonio digno.

Tu casa, deshecha en lágrimas, te reclama; gimiendo

queda la angustiada nobleza de tus padres, porque vas a

caer, capullito tierno, en vísperas de esponsales y de

bodas 110.

¿No te mueve la áurea pompa del tálamo ni el amor

sagrado de tus ancianos padres, a quienes vas a quitar la

vida con tu temeridad? Mira preparados a los ministros 115

que van a picotear tu cuerpo.

O te cortarán la cabeza con la espada, o despedaza-

rán las fieras, o te echaremos al fuego viva, y te llorarán

los tuyos con lamentos desgarradores mientras tú te re- 120

vuelvas en tus propias cenizas.

¿Qué trabajo te cuesta el evitar todo esto? Con tal te

dignes, ¡oh hermosa doncella¡, tocar un granito de in-

cienso con las puntitas de los dedos, quedas perdonada”. 125

La mártir no respondió. Gimió de pena y lanzó un sa-

livazo a los ojos del tirano. Arroja luego los ídolos y lan-

zó con su pie la torta sacrificial puesta sobre los incensa- 130

ríos.

No se hacen esperar; sendos verdugos le arrancan sus

pechos gemelos y el garfio horrible abre de una y otra

parte sus costados y llega hasta los huesos mientras Eu- 135

lalia cuenta tranquilamente las heridas.

“Señor, escriben tu nombre en mi cuerpo; ¡cómo me

agrada leer estas letras que van redactando tu victoria¡”

Y la púrpura de la sangre derramada va deletreando el 140

nombre sagrado de Cristo.

Alegre y animosa, decía todo esto al Señor sin lágri-

mas ni suspiros. No llega el dolor al alma y los miem-

bros, ungidos con la reciente sangre, lavan la piel a un 145

nuevo borboteo de la fuente.

Le aplican luego el último tormento: no lo azotes

desgarradores, ni recuestan su lacerada carne en las pa-

rrillas, sino que le aproximan por doquier teas encedi- 150

das a los costados y al vientre.

Su cabellera olorosa bajaba ondeante por el cuello y

volaba suelta sobre los hombros para cubrir la pureza an-

gelical; toda ella quedaba oculta tras el velo interpuesto. 155

La llama vuela chirriando hacia la cara y se nutre con

la abundante cabellera, se enciende lo más alto de su

cabeza, y la virgen, deseosa de morir, sorbe el fuego con 160

su boca.

De su boca sale rauda una paloma, que, dejando el

cuerpo de la virgen más blanco que la nieve, se dirigió

a las estrellas; era el alma de Eulalia, tiernecita como 165

la leche, rápida, incontaminada.

Inclina su cuello al salir del alma y se apaga la ho-

guera de fuego; se dejan en paz los restos exánimes. Jue-

ga el cefirillo haciendo fiestas en el aire, y rápido, se di- 170

rige a los eternos alcázares.

El verdugo mismo contempló estupefacto la palomita

salida de la boca de la virgen, y atónito, se detuvo y se

arrepintió de sus actos. El lictor huyó también con la im- 175

presión en el alma.

El invierno rígido lanza una capa de nieve y cubre

todo el foro; cubre también el cuerpecito de Eulalia, de-

jado a la intemperie, como un sudario de lienzo.

Retírese el amor de los hombres compasivos, que sue- 180

len tributar el último homenaje; no se la entierre con

llantos. Los mismos elementos, por disposición divina,

celebran sus funerales, tiernecita virgen. 185

Su sepulcro está en Mérida, ciudad esclarecida de la

Vetonia bañada por el famoso Guadiana, que, rápido, 190

lame sus muros con aguas fértiles.

Aquí donde el mármol pulido ilumina los grandes

atrios con resplandores exóticos están depositadas en tie-

rra santa las reliquias y las cenizas sagradas de la mártir. 195

Los resplandecientes techos brillan siempre con sus

antorchas de oro y el pavimiento aparece combinado de

manera que lo creyeras un prado en que se mezclaran 200

las flores y las rosas.

Coged purpúreos alhelíes, apellad los sangrientos aza-

franes; no carece de ellos el invierno fecundo, pues el

aura tépida despierta los campos para llenar los canasti- 205

llos de flores.

Virgencitas y donceles, traed estos trenzados regalos,

y yo, en medio de vuestro círculo, aportaré con pie dac-

tílico una guirnalda entretejida humilde, lacia, pero fes- 210

tiva ciertamente.

Así conviene adorar sus hueso, sobre los que se ha

levantado un ara. Ella acurrucada a los pies de Dios,

atiende nuestros votos y, propicia por nuestros cánticos, 215

favorece a sus pueblos.

Y con tanta fe creyeron los antiguos cristianos su mediación a través de los cánticos a que hace referencia Prudencio que en el texto más antiguo de la Literatura Francesa, una Cantilena -a su vez uno de los cantos que prefiguran el canto gregoriano-, a ella dedicada su anónimo autor pide su intercesión ante Jesucristo para alcanzar la vida eterna:

La Eulalia fue una buena doncella

que si tuvo cuerpo hermoso, más hermosa tuvo el alma.

Quisieron vencerla los enemigos de Dios,

quisieron hacerla servir al diablo.

Pero ella no escuchó a los malos consejeros

que la empujaban a renegar del Dios que está en el cielo.

Ni el oro, ni la plata, ni las riquezas

ni las amenazas del rey, ni las súplicas;

ninguna cosa consigue doblegar

a la joven para que no prefiera siempre el servicio a Dios.

Y por eso fue presentada ante Maximiano,

que era en aquellos días el rey de los idólatras.

Él la reconviene, esfuerzo vano,

a que abjurase de su fe cristiana.

Ella se reafirma;

mejor soportaría las torturas

que perder la inocencia.

Por ello muerta fue, con alta dignidad.

Al fuego la arrojaron para que de inmediato ardiera

pero al no tener pecados, no se abrasó.

No quiso resignarse el rey de los paganos

y con una espada ordenó cortarle la cabeza.

La damisela no se opuso a tal cosa.

Quería abandonar este mundo y así se lo pedía a Cristo.

En forma de paloma subió al cielo.

Roguémosle todos que eleve una plegaria

para que Cristo se compadezca de nosotros

tras la muerte y nos deje llegar a Él

en su Misericordia.

Aguardamos a que la Iglesia, hoy como ayer, vuelva a nombrarla como Patrona de la Juventud no solo religiosa sino también laica.

No hay ninguna entrada.
No hay ninguna entrada.